Si bien tener una dentadura blanca es un deseo común en la gente, hoy estamos asistiendo a un fenómeno social de importancia que se llama Blancorexia y que es nada más ni nada menos que la obsesión por tener los dientes blancos.
Mientras en la televisión y en las revistas los famosos se muestran orgullosos de sus blancas dentaduras, los consultorios odontológicos se llenan de gente queriendo imitarlos, pidiendo blancos extremos que son inalcanzables con los tratamientos recomendados para blanquear. Piden fundas de porcelana sobre dientes sanos que hay que desgastar sin ninguna necesidad.
El bombardeo publicitario de los centros de estética dental que promete dientes de un blanco níveo y destellante como los muestran en fotografías retocadas con photoshop y por lo tanto no reales, empeora las cosas.
El Doctor Oscar Barboza, odontólogo, especialista en odontología estética y rehabilitación oral director de Bec opina al respecto: “La Blancorexia es un tema para prestar atención. Recibimos en nuestros consultorios cada vez más pacientes con esta problemática. Si bien yo trabajo con todo lo que sea salud y estética dental y, por lo tanto, hago blanqueamientos cuando algún paciente me pide cosa que ponen en riesgo la salud dental le hago conocer los riesgos que corre para concientizarlo y le cuento todo lo que si puede hacer para lograr dientes blancos y sanos . Es natural que se disfrute teniendo una sonrisa linda, armónica y blanca, pero se debe evitar caer en los extremos o correr el riesgo de perder los dientes usando productos que no son buenos para ellos con el fin de tener una blanca sonrisa”.
La ‘blancorexia’ es una patología que, como tantas otras, necesita de un tratamiento psicológico y de un cuidado especial de los odontólogos. Son da en pacientes que se encuentran deslumbrados por publicidades (que en realidad fueron retocadas), lo que genera que pidan más y más sesiones para aplicarse peróxidos y en algunos casos, cuando el profesional se niega a realizarlas, las compran de manera irresponsable en las tiendas o por Internet.
“Cuando se abusa de los tratamientos se llegan a producir daños en la matriz del esmalte, al interior del diente y en la penetración pulpar, así se afectará el paquete vásculo- nervioso dentro de los dientes, produciendo la muerte de los mismos” dice Oscar Barboza
Y agrega: “la mejor forma para aclarar los dientes es mediante las técnicas utilizadas por los odontólogos en el consultorio para lograr un resultado efectivo y rápido el profesional puede realizar una o dos aplicaciones de peróxidos de hidrógeno. También pueden blanquearse los dientes en forma ambulatoria por el uso de férulas o guardas oclusales blandas provistas por el profesional. En los dos casos el tratamiento debe estar supervisado por un profesional quien cuidará que las encías no sean dañadas.”

Foto 03 - copia

BLANCO QUE NO ES TAN BLANCO
Existen unos 20 tonos de esmalte dental, ninguno de ellos es de blanco absoluto. El color depende de las razas ( los negros tienen dientes más blancos y además se suma el contraste entre la piel oscura y el blanco de los dientes), de la genética, de los alimentos a que se ingieren y de la edad. El mal hábito del cigarrillo es una de las causas más importantes del oscurecimiento de los dientes así como algunas medicaciones.
Mas allá de la Blancorexia es cierto que una sonrisa clara y saludable mejora la autoestima y brinda mejores posibilidades laborales por lo que se podría concluir diciendo Blanqueamientos si, blancorexia no.
Asesoró el Dr. Oscar Barboza, MN42667, MP 20317 – Director de Bec.

Gentileza: SVPRESS