Cecilia Gadea

La tercer jornada tiene en esta diseñadora un exponente del diseño de autor, dirigido a un público selecto y de gran inspiración artesanal, con reminiscencias de los primeros años del siglo XX, y con una gran capacidad de resignificación de las prendas, desde la estética a la posibilidad de uso actual, para crear un producto ponible muy citadino, pero sin perder la sutileza de lo femenino.

Los rosa viejo, combinados con negro, en detalles de encajes, y texturas de red semitransparente, las medias ultra oscuras para vestir conjuntos cortos por encima de la rodilla, de media manga, mangas al codo y tres cuartos, habitan el universo estético de esta colección. Los detalles en lilas y uva, reavivan los colores neutros, apliques en pecheras, sobre mangas, faldas cortas de vuelo, y vestidos cortos marcados en la cinturas con con pequeño plisados nos describen el trabajo particular que esta artista manifiesta con cada particular creación.

La sobriedad, y particular mirada de esta diseñadora, nos confirma que el buen gusto no está en la estridencia, y que la funcionalidad de la moda está al servicio de la necesidad de vestir conforme a la armonía.

Chain García Bello

Las diseñadoras Lucía Chain y Juliana García Bello, son una muestra del diseño conceptual, ambas formadas en la UBA, tienen el sello de la formación casi arquitectónica de este oficio.

Tienen para proponernos en esta edición de la semana de la moda de Buenos Aires, una colección que responde a los cánones de su formación.

El minimalismo llevado al extremo de la comodidad y de la no presión del rigorismo formal de seguir la tendencia, hacen de su propuesta una verdadera liberación de creatividad e inspiración.

El perfil creativo de esta marca se puede resumir en tres términos, normcore, effortless, y genderless. La falta de normas definidas por las tendencias, la falta de esfuerzo por hacer de la creación del vestuario algo más allá de la comodidad y la ambigüedad de género con la que se propone la indumentaria.

Los grises y blancos, marrones y naturales, en recursos constructivos derivados de la colchonería y de la blanquería, elásticos, avíos de colchones, terminaciones para sábanas, matelaseados, bordados y termosellados, construyen el universo del diseño Chaín García Bello, ofreciéndonos un producto único, particular y atemporal que gira en torno del concepto de calidez.

Garcón García

Fiel a su estilo y luego de ocho años de haber nacido, esta marca, nos trae como de costumbre remozadas tendencias europeas para la indumentaria masculina.

La ropa formal adecuada para cualquier hora del día, reversiona las clásicas variantes en un estilo que luego fue reproduciéndose en otras marcas y de la que la marca generó tendencia. Las camisas entalladas, los pantalones chupines, los moños, los trajes con saco cortos a la cintura, los trajes de baño cortos, son sellos propios.

El estilo dandi, ha hecho mella, revalorizado el guardarropas masculino desde entonces.

Para este temporada la elegancia sigue siendo el tip a toda hora, los sacones en escoceses, también en pantalones y ambos, las combinaciones all dark con accesorios tejidos, bufandones y pashminas tipo poncho color camel, tanto para hombres como para la versión Femme de la marca.

La incorporación de los “joggers” de inspiración deportiva y de corte slim fit, en tonos oscuros, aportan funcionalidad y comodidad al outfit masculino, última tendencia en las calles de las principales ciudades europeas.

Los floreados en terracotas, en abrigos, ambos, trenchs, se combinan con calzado de botas cortas, charolados y  deportivas en tonos neutros.

Los pantalones ultra adherentes, y la revalorización -como en otras propuestas de esta edición del BAF-, del overol, esta vez en algodón y en color negro y gris violet.

Las poleras en negro debajo de camisas, guantes de cuero negros, los sacos a media pierna morados con detalle en fuxia en la contra solapa, son el “must” de la colección para este otoño-invierno. Los sweaters en cuello redondo y las camisas cuello “époque” curvo, vuelven.

El detalle, los casi inigualables forrados internos y terminaciones en sacos y sacones.

Roma Renom

El minimalismo, la elegancia y la morfología de cortes amplios son la marca registrada de esta diseñadora.

La paleta de colores para esta colección está definida por los nudes, rosa viejo, lavandas, damascos pasteles y blancos-negros.

Los casacones blancos, distinguidos por su limpidez, claridad, ayudan a reforzar el concepto de ascetismo y luminosidad de las piezas. Largos pañuelos de gasa al cuello en blanco, zapatos bajos al tono, hombros en contraste terracota y beige.

Las combinaciones de terracotas y fuxias, no muy habituales pero de buen resultado visual.

Chalecos largos gamuzados, ocres y cobrizos. Sacones de corte marcado en las cinturas, pilotos en dos piezas en grises violetas, y marrones metalizados. El look “borbónico” en la sastrería elongada y de solapas anchas es de lo más logrado.

Las faldas amplias de pliegues se presentan con cinturas ultra ceñidas. Los amarillos oro cortan el minimalismo de colores, combinándolos con transparencias en gasa. El tied up reflejado en vestidos y conjuntos inspirados en saltos de cama de seda satinada en una versión street wear son un sello particular de Roma Renom.

Los zapatos pantuflones de piel propuestos no son particularmente un acierto.

El final estuvo marcado por dos versiones en strapless anudado en cintas anchas por detrás, en fuxia y en amarillo gold de líneas simples, un vestido túnica en gasa blanca, y las capas de paño en cortes geométricos laterales.

Complot

Una marca de consumo masivo presente en esta edición proponiendo de una manera glamorosa un producto remozado.

El glam rock presente en una propuesta multicolor, donde tapados de piel, botas bucaneras en mostaza gold de gamuza, los brillos en plata, skinnies símil cuero, borcegos, botas caña corta y caña alta, las transparencias en red.

Se repiten los escoceses y cuadros, los joggers, los fuxias en sweaters, y los cobrizos metalizados en faldas amplias, las tachas sobre chaquetas denim, chupines engomados y en cuero, y los overoles masculinos en algodón negro, -estos últimos, piezas presentes en varias presentaciones, releída y bien recibida por su adaptabilidad y comodidad-.

De destacar, los tapados símil cabrito o corderito en color arena, y rosa chicle, el tapado en escocés azul cerúleo, y el vestido aterciopelado de la pasada final, verde esmeralda brillante.

Show, y gran puesta para cerrar el tercer día de desfiles.

Gentileza: Mauro Bernardi Fotografía