• Entre los cambios de integrantes de la banda, ¿Cómo evoluciono la banda a lo largo de tantos años, con los cambios de integrantes que hubo en varias oportunidades, y la perdida de Osvaldo?
  • La magnitud de Horcas ha trascendido hasta a sus integrantes, sin perder la esencia pero evolucionando de acuerdo a la impronta que cada uno aporta.

  • ¿Cómo se reparten la composición y en que se basan? ¿Cómo lo trabajaban ese proceso?
  • En este último tiempo, la composición ha sido conjunta, las ideas individuales se presentan en la sala de ensayo y entre todos le damos forma y experimentamos diferentes procesos para lograr el resultado final de las canciones.

  • Al ser una banda tan reconocida a nivel nacional, y llevar tantos años en el ambiente ¿Cómo hacen para mantener un balance entre el público que lo viene siguiendo desde sus comienzos y a la vez llegar a las nuevas generaciones, con gustos musicales tan diferentes entre ambos?
  • Horcas es de la gente, con una carrera y discografía bastante extensa, por lo que hay muchísima música para todos los oídos, además de que hemos evolucionado de manera tal que siempre sonamos de forma actual.

  • Teniendo en cuenta que el ultimo cd lanzado al mercado fue el cd “Por tu honor” en el 2013, ¿Se podrá esperar nuevo material de la banda en los próximos meses, una vez finalizada la gira?
  • Por supuesto que sí, el nuevo material ya está en proceso, tanto compositivo como logísticamente, por lo que esperamos sea lanzado a principio del año próximo. Algunas de las canciones que lo integraran serán presentadas de forma exclusiva el próximo 16 de septiembre en el Teatro Flores.

  • ¿Cómo ven la escena metalera actual en el país, y como se ven Uds. dentro de ese panorama?
  • Hemos trabajado arduo para no parar y siempre mantenernos vigentes, en las condiciones que se encuentre el país. Cada vez parece achicarse más las posibilidades de desarrollo en la escena metalera nacional, por cuestiones meramente económicas por la que nuestra clase social trabajadora se encuentra afectada, no porque se haya perdido el sentimiento por el metal.